Cómo diferenciar el centollo y la centolla gallega

Seguro que te encanta el marisco y hoy vamos a hablar sobre un tipo de él que es de los grandes favoritos tanto para los dueños de bares y restaurantes como para los particulares. Pero también un tipo que crea muchas dudas en cuánto a su género. Dudas que te quedarán resueltas hoy, gracias a que te vamos a contar con detalles cómo diferenciar el centollo y la centolla.

¿Es importante conocer la diferencia? Lo cierto es que, dependiendo de tus gustos culinarios, puedo serlo. Aunque son matices muy concretos, los grandes paladares saben apreciar la diferencia entre la carne de la centolla y la carne de centollo.

Cómo se diferencia un centollo de una centolla

Lo primero en lo que debes fijarte es en el caparazón. En concreto, a la parte inferior y a la tapa que lo cierra. El tamaño es la primera gran diferencia entre la centolla y el centollo. Si esta esta es pequeña, estás ante un macho. Por el contrario, si es más grande, se trata de una hembra. El motivo de esta diferencia se explica porque es en esa zona donde la centolla guarda los huevos.

Siguiendo con el tamaño, este es clave para concretar las diferencias entre hembra y macho. En concreto, ahora nos dirigiremos a su primer par de patas, el que tiene las pinzas. La centolla las tiene considerablemente más pequeñas en comparación a los centollos.

Aclarada la diferencia, aquí puedes comprar tu elección: centollo o centolla, ambos 100% gallegos, frescos y adquiridos en lonja recién capturados.

¿Qué es mejor, el centollo o la centolla?

Para gustos, colores. Y es una frase que en este caso sirve muy bien, además. Después de cocidas, la centolla tendrá un color naranja más intenso, ya que dentro de su cuerpo alberga el coral. Es decir, las huevas. Si te gusta esa parte, para ti será mejor la centolla que el centollo.

Por otro lado, para los que prefieren cantidad, la elección debería ser el centollo. Estos tienen más carne, ya que una parte del interior de las hembras está reservado para las huevas (y no siempre viene dentro, así que aún menos comida).

También existen pequeños matices dentro del sabor de la carne, algo elemental para decir qué es mejor, el centollo o la centolla. La de los machos es más fibrosa y un poco más seca, más sutil y fina en el paladar. La de las hembras es más intensa en su sabor, más a mar, como se suele decir. En cuanto a su textura, es menos fibrosa y seca y más aguada y suave.

Comentarios